Publicado el 1 comentario

Las ostras y el frío

 La temperatura de conservación de las ostras

(Artículo publicado en la página de  Facebook de Ostras.cat.)
Se tiene la creencia de que las ostras es un producto muy delicado que no debe nunca abandonar la cadena de frío y que hay que conservar a toda costa  a baja temperatura… bueno, pues más bien no. La temperatura de conservación de las ostras ideal se puede conseguir si se guardan en la  nevera, en la parte menos fría. En nuestras casas y con nuestro clima la temperatura puede subir por encima de los 10-15 grados. Si tenéis una bodega o un lugar fresco, puede funcionar.
Las ostras aguantan horas fuera del agua y al sol, es un animal de mareas, aunque en el Delta no las haya, y su resguardo es el agua que llevan dentro, por eso es tan importante que no la pierdan. Sin ese agua, con una concha dañada o porque se ha abierto, reducirá mucho su vida. Eso dependerá de la calidad de las ostras compradas.
 Las ostras odian los cambios bruscos de temperatura, por eso enviarlas entre 2-8 grados puede ser más perjudicial que enviarlas en un ambiente isotérmico simplemente.
Estad tranquilos si no las podeis poner al fresco enseguida. Como mínimo, ¡no las pongáis al sol!. Pero las podéis recepcionar en el lugar de trabajo, dejarlas en un sitio fresco y cuando lleguéis a casa las ponéis en la nevera, en el lugar menos frío, tal cual os han llegado en la caja.
¡Y a consumirlas en los días (sí, plural) venideros!